jueves, 22 de enero de 2009

El libro...


"el reloj de la suerte marca la profecía: deseo,angustia,sangre y desamor...
Mi vida llena y mi alma vacía: yo soy el público y el único actor...
Las olas rompen el castillo de arena,la ceremonia de la desolación...
soy un extraño en el paraíso,soy el juguete de la desilusión...
estoy ardiendo y siento...frio..."


¿No os ha pasado alguna vez que...estábais aburridos y,sin más...habéis empezado a leer un libro que no os recomendó nadie,que no pintaba muy bien o que os daba pereza abrir?

A mí si...

Realmente,en mi caso...el libro cayó en mis manos por mero azar...llevaba tiempo sin leer...y me aburría siempre lo mismo:" siii...buenooo...no está mal..."
-pero siempre pasaba igual:me aburría o me anclaba...y ahi se quedaba-sobre la mesilla olvidado-.
No había encontrado un libro hasta ahora que me motivara a pasar a la siguiente página...
Quería divertirme,emplear mi tiempo en otras cosas por libre,ojear varias páginas,pero luego volver a lo mío:perder el tiempo.
Me hartaban las novelas, los libros de suspense, los cuentos de amor,los fantasiosos,las biografías,los dramas...y siempre solía quedarme por la mitad,apenas recién empezado o...molestándome simplemente en leer el reverso:no profundizaba mucho más...

Pero esta vez era distinto...

Llevaba tanto tiempo sin leer de verdad que había pillado este libro con ganas,siendo en si una mezcla de todo lo anterior...
No era una novela:los personajes eran reales,aunque si que estaba lleno de suspense ya que se desconocía como iba a desarrollarse la trama,no era de amor porque el amor en si era un cliché bastardo de dudosa calidad...pero si que incluia millares de sentimientos titánicos,sinceros y especiales que emanaban ese punto de sensiblería de la que tanto me avergüenzo...
Incluia también fantasía,puesto que existían cosas que sobrepasaban la realidad...no era ficción,pero mucho menos,algo común.
Era biográfico sin destapar del todo la identidad de la persona expuesta ante el lector...y era bastante dramático,ya que con ciertos pasajes podía llegar a segregar lágrimas cual estúpida colegiala en época de granos,pavo y celo.
Hacía tiempo que un libro no me descubría nada interesante...no me enganchaba...no me motivaba a seguir leyendo una y otra página...hasta descubrir que pasará...
No voy por el principio...llevo varias hojas marcadas con los ojos...
No voy por la mitad,ya que aún no ha sucedido lo suficiente como para creer que he llegado hasta ahí...
...y no quiero que llegue el final...
quiero seguir leyendo una y otra página...
...y aunque lea mil veces la misma,me suene diferente y me descubra algo nuevo...
Quiero seguir leyendo...
Déjame leer...
y...
no me desveles el final.



*Estoy ardiendo y siento...frio...

5 comentarios:

Marino dijo...

Devuelveme mi libro maldita Kinky!!!

xDDDDDDDDDD

Marino dijo...

PD: Y de paso luego me dejas el libro ese, si es que tu publi no iba en plan metaforico, ke con el empane ke gasto, yo ke se... xDD

PD2: Monkler

PD3: Junsfransen Fronsten Olsen... no, no es el padre de las gemelas, es que me he puesto a inventarme palabras o nombres suecos, asi, al azahar xD

perdidosenlamovida dijo...

Ok, Kinky. Te mola, pero... ¡¡QUE LIBRO ES!! ;P

Besos.

CyberAngel dijo...

Interesante, sentir como te a tocado el alma, sabes a veces esas cosas pasan y somos afortunados de abrir esas magicas hojas de un libro que nunca comprariamos!

Ummmm no estabas estudiando estos días, estabas tonta con el libro aquel... vaya si eres de suerte Kinky!

Muchas palabras tuyas me gustan, pero estas me hicieron cosquillas!!

La frase tonta de un largo día, para mi. ^^ Besitos!!

Ángel!

niño mutante dijo...

eres jodidamente sexy; jodidamente hablando, claro.